"Poldras, Pontois (Pontones)[1], Pasadeiros (Pasaderas)[2] y Pontes (Puentes)"

Puente sobre el río Tuela

 

El gran número de ríos, arroyos y regatos que encontramos en todo el municipio ha generado una gran variedad de soluciones para su paso.


Puente del Moradal. Construcción enteramente en mamposter

El sistema mas sencillo ha sido lo que se conoce por poldras, es decir, grandes piedras colocadas de forma aislada y a poca distancia, permitiendo el paso de las personas saltando de una a otra.


Puente del Moradal. Pasarela

En los casos en los que el mayor caudal del río no permite este tipo de solución, o cuando este aumenta especialmente en época de lluvias, se hace necesaria la construcción de pasaderas más elaboradas, es el caso de los pontois.


Puente del Moradal. Cara aguas abajo

Se trata de estructuras formadas por dos machones de mampostería de piedra del lugar que se levantan en los márgenes del río, y una pasarela de madera compuesta por troncos de roble, ligeramente desbastados y empotrados en los machones, que cruzan el curso del agua. Las vigas se colocaban muy juntas y apenas dejaban espacio entre ellas, y se cubría con terrones.


Pontón das Tercias, La Tejera

Cuando la pasarela estaba construida con troncos sin desbastar o por el paso deltiempo esta se deterioraba, las juntas se tapaban con piedras, o se disponían ramas en sentido perpendicular y se cubrían de terrones. Excepcionalmente algún ejemplo fue cubierto con tablas de madera.


Puente de Sarabella. Pila central con tajamar

Los pontones o pontois no contaban con ningún tipo de defensa lateral, y su anchura varía en función de su uso, aproximadamente la anchura de dos troncospara el paso de personas y de varios para el paso de carros.

En el municipio encontramos muchos ejemplos de este tipo en un estado lamentable de conservación, y algunos de los cuales han sufrido intervenciones en las últimas décadas muy poco afortunadas y respetuosas con la arquitectura popular y el entorno, nos referimos a la sustitución de la pasarela de madera por planchada de cemento.


Pontón da Veigutiña, Castrelos


Puente de Sarabella

En Castrelos contamos con el Pontón da Veigutiña sobre un regato del mismo nombre afluente del Tuela, en Castromil con el Pontón do Barrio de Abaixo (Puente del Barrio de Abajo), el Pontón do Muiño Vello, que comunicaba el Castromil castellano con el gallego por donde discurre la carretera actual sobre el río Requeixada, Pontón da Ribera da Anta sobre el arroyo del mismo nombre; en La Tejera a Ponte das Tercias, Ponte da Ladeira y Ponte da Aveneira sobre el río Gamoneda. En Hermisende, Pontón de Corzoá, Pontón de Valdeinfesto, Pontón de Ridosos, Pontón de Malladas, Pontón de Pelgo, Pontón das Pontes..., todos ellos sobre o río Pequeno.


El Puente. Alzado exterior sur.

Ejemplos más evolucionados que se aproximan a las características constructivas de la arquitectura culta, son dos ejemplos de pontes o puentes, el de Sarabella en La Tejera y el desaparecido del Campelo en San Ciprián. La solución es similar a la de los pontones, formados por dos machones que se levantan en las márgenes de los ríos y por una pasarela de madera, debido a la gran anchura del río (Gamoneda y Tuela) se hace necesario la introducción de un nuevo elemento constructivo, la pila central, que presenta un tajamar aguas arriba para elimina la presión que ejerce la corriente de agua sobre la misma.


El Puente, desde aguas arriba

En el puente que se levanta sobre el Tuela, el conjunto de la fábrica está construido a base de sillares de granito perfectamente tallados. Las pilas están conformadas por tajamares aguas arriba, para dividir la presión ejercida por el cauce del río, y por contrafuertes aguas abajo.

La sección que adopta la estructura en su parte superior es de lomo de asno, muy habitual en los puentes que no salvan distancias especialmente grandes. Remata en dos pretiles, coronados por sillares en la parte superior de sección semicircular, que ofrecen una gran elegancia al conjunto.


El Puente. Incripción en el pretil norte. Vista frontal.


El Puente. Inscripción del pretil sur. Vista frontal

Pero sin duda lo más destacable del puente son las sendas inscripciones que aparecen en los sillares situados en la parte central de ambos pretiles, hacia el interior de la calzada. En ellos se puede leer en latín el promotor de la construcción, el entonces párroco D. Gregorio Francisco Montes, así como la fecha de construcción, 1774 y el maestro de obras, Francisco Acamalle, además de la petición habitual en este tipo de inscripciones: “Rogad por ellos”.


El Puente. Detalle de sillar con voluta

Las inscripciones aparecen flanqueadas por motivos decorativos tallados de volutas, propios del estilo barroco, y que confirman la fecha de construcción.

Así mismo en el Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal (1826-29) de Sebastián de Miñano y Bedoya se cita: “Sobre este río [Tuela], entre los dos lugares de San Ciprian y Sta. María de Hermesende, hay un buen puente de cantería, construido a expensas del abad D. Francisco Montes, en los años de 1765 y siguientes.” Confirmando de nuevo la fecha de construcción en la segunda mitad del siglo XVIII, iniciándose posiblemente hacia 1765 y finalizándose en 1774.

Para aquellos que quieran ampliar información sobre el Puente se recomienda la consulta de CHIAS NAVARRO, P. y ABAD BALBOA. Los caminos y la construcción del territorio en Zamora. Catálogo de puentes. Salamanca, 2004

.--------------------------------------------------------------------------------

[1] Puente formado de maderos o de una sola tabla. Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición

[2] Pasadero / a. 8. Cosa convenientemente colocada para que, caminando sobre ella, pueda atravesarse una corriente de agua. Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición

• Redacción y Documentación: Inés Carballal Rodríguez
Técnico Superior del Ayuntamiento de Hermisende

• Maquetación y diseño: Sergio Muñoz