"Hornos de pan (O forno), 1ª parte"


Forno, detalle al exterior. Quinta de Cancelada.

A diferencia de otras zonas de la península, e incluso de la propia comarca sanabresa, en las que encontramos un importante número de hornos tradicionales situados en el interior de la casa (sobresaliendo su volumen al exterior), dentro del espacio destinado al hogar, en el caso del municipio salvo dos excepciones (horno de la casa rectoral de Castrelos y el de la Quinta de Cancelada, en San Ciprián de Hermisende), el resto de los hornos documentados se ubican en el interior de edificaciones construidas para tal fin, y son propiedad de varios participantes o copropietarios.


Horno. Casa rectoral de Castrelos. Ctra. Hermisende, 4

La construcción destinada a horno es extremadamente sencilla y funcional, características de la arquitectura popular. Mantiene en cuanto a materiales y técnicas constructivas las mismas que las referidas a la arquitectura tradicional del municipio, con las particularidades de cada pueblo: piedra de pizarra o de granito, testeros escalonados, caballete de la cubierta definido por lajas de pizarra sobrepasadas alternativamente, etc.


Forno do Outeiro. Alzado exterior sur. C. Otero, 18. Hermisende.

De planta rectangular o cuadrada la mayoría, todos presentan cubiertas de pizarra a dos aguas, independientemente de su disposición exenta o anexa en alguno de sus lados a otras construcciones. El único ejemplo de horno con cubierta a una vertiente es O Forno d´Arriba (Horno de Arriba) en San Ciprián. A pesar de presentar tradicionalmente cubierta vegetal, el horno es uno de los primeros edificios auxiliares que se cubre con pizarra, para evitar posibles incendios.


Forno d´arriba. San Ciprián

Se disponen dentro de los recintos urbanos, y en los casos excepcionales de casas aisladas, éstas cuentan con un horno propio (A Quinta de Cancelada, en San Ciprián, y la casa de Lombeiro de Val, en Castrelos). Generalmente disponen de un único vano, el de la puerta de entrada, y también un pequeño vano de iluminación y ventilación (buraca), cegado con posterioridad. El sistema de iluminación empleado consistía en faroles o con anterioridad candieiras (tea de erica), rama de urz seca que se consume de forma muy lenta proporcionando iluminación.

En el interior de los edificios encontramos: el forno propiamente dicho, ubicado generalmente en una de las esquinas para aprovechar el espacio interior y construido con mampostería de piedra montada con barro; el estrado o mesa para hacer los panes, la pá (pala de madera) para introducir y sacar los panes del horno; el lareiro, o vara de madera larga y afilada para mover la leña y acomodar el fuego, que unido al fachón (rama de escoba) se convierte en barredeiro para limpiar el piso del horno; el sacavicas, instrumento de madera especialmente útil para separar los panes dentro del horno y atraerlos hacia la boca del mismo;..


Horno particular. César López.. C. Corral. Castrelos

En Castrelos además del estrado, en el que se dejaban levedar (fermentar) los panes para introducir a continuación en el horno, encontramos la maseira (mueble indispensable de la casa del municipio), especie de artesa con patas, y en ocasiones con tapa, donde se amasaba y se realizaban los panes. Además encontramos otro instrumento, una vara de madera con el extremo curvo que recibe el nombre de caxoto, y cuya misión era la de retirar el borrallo (restos de la combustión de la leña, ceniza) por la borralleira.


Horno particular. César López. Calle Corral,8. Castrelos.

El horno propiamente dicho era construido por constructores o canteros, está formado por un cuerpo generalmente de planta circular o semicircular (conservamos dos ejemplos de planta rectangular, el situado en la casa de Lombeiro de Val en Castrelos y el horno de la Tía Mª Rosa, en Castromil) sobre el que se dispone la copa del horno, en cuyo interior se introducen los panes. Cuando había que repararlo (fundamentalmente echar barro al piso y enfoscar la copa al exterior), participaban todos los usuarios por medio de un sistema cooperativo.

El horno presenta en su frente la boca, vano cuadrangular definido por cuatro sillares enterizos de granito, por donde se introduce y saca el pan. El sillar superior o lumieira recibe también el nombre de paliñeira. La boca se cerraba durante la cocción mediante una tapa metálica, un elemento de metal reutilizado (una lata), o en ocasiones se dejaba abierta, manteniendo algo de leña encendida para conservar la temperatura interior.

ampliar imagen 8. Forno da fonte. Hermisende

Forno d´arriba. Detalle de boca. San Ciprián

ampliar imagen

La copa o bóveda semiesférica se levanta sobre el lar, piso o suelo del horno (en el que se depositan los panes) que está realizado con varias capas de barro, siempre de planta circular más o menos regular. Algunos hornos presentan el piso reconstruido en época reciente con material cerámico refractario. La copa está formada por falsa cúpula que puede presentar varias formulaciones según la técnica constructiva y materiales empleados. Realizadas todas con piedra de granito montada con barro, la mayoría con mampuestos ligeramente trabajados o sillarejo, mientras que encontramos dos ejemplos realizados por completo con sillería y remate plano (los dos hornos de Castromil), y otros dos cuyo remate se realiza con restos de fragmentos de teja (horno de la casa de Lombeiro de Val y horno propiedad de Paulino Vieyros en Castrelos). La mayoría de las copas se levantan directamente del piso del horno formando una cúpula de media naranja, aunque encontramos tres ejemplos que presentan una base o tambor circular, formado por una o dos hiladas de sillares.


Forno da fonte. Detalle del estrado. Hermisende.

ampliar imagen

Copa que al exterior se enfosca de barro en todos los casos y adopta una forma cónica, excepto en los hornos de Castromil.

Solo hemos documentado dos hornos con chimenea situada sobre la boca por donde sale el humo (Horno de abajo de San Ciprián y Horno de la Tía Mª Rosa de Castromil), ya que lo habitual es que no la presenten, el humo salía directamente por los intersticios de las lajas de pizarra, de ahí que las paredes del mismo aparezcan ennegrecidas.


Forno d´arriba. Detalle de borralleira. San Ciprián.
ampliar imagen

En uno de sus laterales el horno presenta un pequeño vano que comunica con el piso del horno para eliminar las brasas, recibe el nombre de borralleira.

Su uso exigía un mantenimiento regular, de este modo, periódicamente se procedía a "echarle el suelo", es decir, dar una capa de barro al piso del horno, y también otra muy gruesa para cubrir la copa al exterior. El barro que se utilizaba para la construcción del suelo del horno o lar y el revestimiento de la copa se extraía de los alrededores de las poblaciones. En Castrelos de los lugares conocidos como Carballal y Lombo, en Hermisende de la Agualta y Vergalonga, etc.

--------------------------------------------------------------------------------

• Redacción y Documentación: Inés Carballal Rodríguez
Técnico Superior del Ayuntamiento de Hermisende

• Maquetación y diseño: Sergio Muñoz

 

 

 

 

 

ampliar imagen ampliar imagen ampliar imagen ampliar imagen ampliar imagen ampliar imagen