"Fraguas o forjas[1] / Forxa"

 


Fragua de Castrelos

Pese a que se ha documentado la presencia de una fragua en cada localidad, solo se conservan en pie en todo el municipio dos edificios con sus elementos característicos, una en Castrelos y otra en La Tejera, en Castromil solo la construcción.

Se trata de construcciones sencillas, que en nada se diferencian de la arquitectura popular, tan solo en sus reducidas dimensiones, extensible a otros edificios como hornos o telares. Situadas dentro del recinto urbano, medianeras con otras construcciones, son todas de carácter particular.


Fragua de Castrelos (interior)

Las barras de hierro procedentes de las ferrerías o mazos eran calentadas de nuevo a la temperatura de forja y llevadas al yunque para obtener los productos acabados como aperos de labranza, rejas de arado, flejes para ruedas de carros, pipas…, así como utensilios domésticos, cerraduras, llaves, clavazón, elementos para la sujeción de ventanas, etc. además del arreglo de instrumentos estropeados.


Fragua de La Tejera

Entre otros elementos propios de la fragua están el forno, denominada fornalla en algunas localidades del municipio, fuelle de piel, yunque, bancos de madera para la realización de trabajos específicos, etc.

La importancia de dichas instalaciones en las comunidades rurales fue muy grande, pues gracias a ellas se abastecían de herramientas, aperos de labranza y utensilios domésticos. El sistema de explotación en todos los ejemplos del municipio es el mismo, eran particulares, pertenecían a un solo propietario.

Su propietario, el ferreiro, era un artesano especializado que se dedicaba a dicho trabajo, generalmente como complemento del trabajo en el campo y el cuidado del ganado.

.--------------------------------------------------------------------------------

[1] Las ferrerías eran los establecimientos donde se fundía el mineral ferroso y se obtenían barras o agoas; los mazos o martinetes eran las instalaciones muchas veces anexas a las ferrerías donde se trabaja el hierro obtenido en las primeras, con el objeto de estirar, adelgazar o ensanchar las barras recibidas y por último, la fragua o forxa, lugar donde el herrero, ferreru o ferreiro elaboraba o reparaba los productos finales (clavos, sartenes, aperos herraduras, ruedas, etc.) MORÍS MENÉNDEZ-VALDÉS, Gonzalo. Ingenios hidráulicos históricos: Molinos, Batanes y Ferrerías.


• Redacción y Documentación: Inés Carballal Rodríguez
Técnico Superior del Ayuntamiento de Hermisende

• Maquetación y diseño: Sergio Muñoz