Texto en Lengua Gallega

O LEON O LOBO Y A RAPOSA

Estando o leon doente, foi u lobo a velo. Y despous díxole o león:

- ¿Cómo tardeste tanto en virme a ver, entando ieu tan doente?

- Pois mira, mira, ¿sabes por qué non vín?, porque andaba facendo xixa pra traerte, y a raposa, como é tan lista, andaba detrás e toudo m'o roubaba.

E a raposa estava ouvindo pol-o buraco da chave. Nesto entrou a raposa e díxole o león: - Gracias a Dios que me veis a ver.

-Pois mira, é porque non pude vir mais pronto, qu'estuve estudiando unha meciña pra que sanares.

- E logo ¿qué meciña é?

- E que hay-le que quitar a pel a un lobo vivo, y a por-la tú cuberta.

Botoule as uñas o leon ao lobo, e quitoule a pel, y a cubriou o leon. Agora o lobo botouse a correr, y a raposa iba detrás decindo:

" arriba patas y arriba ancas, que n'este mundo todo son trampas."

Y agora yeu digo: mira, compadre, cuando vayas ao concello, métete en-as tuas e deixa as alleas.

Hermisende. Josefa Alvarez " a xaquena ". 70 y pico años ( a mitad S.XX)

 

Romances

ALTA VAI A LUA ALTA

Alta vai a lua alta.
como o sol de mediodia,
maís alta vai a Señora
que pra Belén encamiña.
¡Tente, tente! Madanela

-----------------------

Madanela vai tras d'ela

alcanza-la non podía.
Encontrála en Belén
paridiña de tres dias.
Tanta era a su pobreza

que nin un pañal tenía.
Baixara un angel del cielo,
ricos pañales traía.
Unos eran de holanda,
outro de holanda fina.
+
+
+


Volvieu el angel al cielo,
cantando o Ave María.
Le preguntou o Redentore:
- ¿Qué tal queda a parida?
- A parida boa queda,
n'unha celda recollida
(non m'acordo eiquí)
¿Por qué chora, madre mía?
Madre de consolación.
Si choras, porque eu nací,
no tenes Madre, razón.
-Non choro porque nacistes
Fillo de consolación,
choro pol-os pecadores,
que tantos no mundo son.

Hermisende   Andres López. 74 años
                 (a mitad del S.XX)

O PASTOURIÑO

Naquela serriña alta,

naquela mais alta serra,
alí vive unha señora,
serraniña enganadera.
Su arma traía al brazo,
al modo de cazadera,

seu pelo traía atado,
por encima unha montera.
Diendo pol-a serra arriba,
un pastorito encontrera.
- ¿Quieres tú, ¡ay! pastouriño
venir conmigo a la serra?
- Eu ¿cómo hei de ir, señora,
si el ganado se perdera?
- Ven conmigo, pastouriño,
qu'eu muy bien t'o reponsera.
Diendo pol-a serra arriba

mutas cruces encontrera.
+
+
+
+


- Qui é esto, serraniña,
tantas cruces n-esta serra?
- Doscentos homes han morto,
a tí tamén si eu quisera.
Serrana fezo a cena,
pastouriño non dormera.
Tanto brincaron de noute
c' a mañá s'adormeceran.
Cuando serrana desperta,
pastouriño legua e media.
- Ven acá, ¡ay!, pastouriño,
qu'aquí te queda unha ovella.
- Aunque a ovella fora d'ouro
eu por ela non volvera.
Atiroule unha frontada
e derriboule unha orella.
Aseculdóule con outra,
e non deixó nda d'ela.


Hermisende   Andres López. 74 años
                 (a mitad del S.XX)

ROMANCE PORTUGUES

Indo eu a pasearme
pol-a tarde as duas horas,
vira estar n'unha xinela
duas doncelas formosas.
Unha era muito branca, 
do seu color melindrosa,
outra era mais morena
por unha ación generosa.
A brnaca qu'aquelo viu,
logo se mostrou queixosa.
- Cala tú, señora branca,
non seas tan ambiciosa,
en ben pronto te direi
do qu'o moreno s'importa.
+
+
+
+


De moreno viste o rey
y o Padre Santo en Roma.
Morenos son os cabalos
e as muliñas corredoiras,
morenas son as abellas
pra seus amos proveitoras,
moreno fino é o manto
da Virxen nosa señora,
morenos son os ornatos
con que a iglesia s'adorna.


Hermisende   Andres López. 74 años
                 (a mitad del S.XX)

 

GERINELDO

- Gerineldo, Gerineldo
paje del rey más querido.

¿Quieres tú, ¡ay! Gerinaldo,
dormir a noite conmigo?
- Como soy vuestro criado,
señora, burlais conmigo.
- Yo no burlo, Gerinaldo,
que de veras te lo digo.
- Si eso me dices de veras,
¿a qué hora vendré al castillo?
Entre las once y las doce,
que el rey estará dormido.
Las once no eran dadas,
Gerinaldo está en camino.
Siete vueltas dio al palacio 
y otras tantas al castillo.
Al cabo de las catorce
diera un recio suspiro.
- ¿Quién es ese caballero
que a mi puerta dio un suspiro?
-Gerinaldo soy, señora,
que vengo a lo prometido.
-Si eres tú, ¡ay!, Gerinaldo,
abre esa puerta y postigo,
y si es otro caballero
váyase por donde vino.
El rey a soñado un sueño,
un sueño muy espavorido,
o le duermen con la infanta
o le roban el castillo.
+
+


Aprisa pide el calzado,
aprisa pide el vestido,
coge la espada en la mano
y al cuarto la infanta ha ido.
Los hallara brazo a brazo
como mujer y marido.
- Yo si mato a Gerinaldo,
lo he criao desde niño.
yo si mato a la infanta
me queda el reino perdido.
Metió la espada en el medio
pa que sirva de testigo.
- Levántate, ¡ay! Gerinaldo,
¡ay malhaya tú, Dios mio!
la espada del rey mi padre
ha servido de testigo.
- ¿D'onde vienes, Gerinaldo,
que tan temprano has venido?
- Vengo de rolar la rola,
de la rola del castillo.
- Buena rola, Gerinaldo,
buena rola tú has tenido.
- Máteme usté mi buen rey,
la culpa yo la he tenido.
- Mañana por la mañana
seréis mujer y marido.


Hermisende      Santiago Rodriguez
              67 años (mitad S.XX)
 

Son pocos los libros que cuentan o nos muestran historias de Hermisende, indagar en la historia y en el pasado de tan hermoso pueblo resulta sin duda una tarea ardua y dificultosa. Tratando de encontrar documentos en los que se vea reflejado el transcurso del tiempo para Hermisende y sus gentes, en la busqueda de su forma de vida, sus que haceres, sus encantos... encontré el libro de Luis Cortes "Leyendas, cuentos y romances de Sanabria" en el que, además de ilustrar su portada con una imagen de Hermisende, cuenta una leyenda o cuento y cuatro romances recogidos sobre 1947 y publicados en 1976.

cuentos y romances